Balance 2010

El año 2010 trajo muchas sorpresas. Backspace. Corrijo. El año 2010 trajo muchas sorpresas satisfacciones. Puede ser un problema semántico, pero no.

Sin pecar de falsa humildad, es cierto que hemos recibido muchas gratificaciones. Pero lo que también es cierto es que todo fue tracción a sangre y puro sacrificio.

Afrontamos muchos sinsabores: fraudes de (ex) clientes, deslealtades de (ex) proveedores, fracasos de (ex) empleados. Y la contracara de todo esto, debo decirlo, fue una increíble cosecha de enormes satisfacciones. Lo poderoso de esto es que en todo momento optamos por el camino más difícil: elegimos no pedirle la quiebra al cliente, no denunciar al proveedor, no dañar la reputación de colaboradores salientes.

Confieso que fue Marian el que me obligó a elegir este camino. Yo tengo ideales un poco fanáticos respecto de la idea de Justicia (así, con mayúscula, no porque me refiera al Poder Judicial, sino porque adhiero a mi propia Ley de las Compensaciones Universales: nadie tiene derecho a abusar del esfuerzo ni de la buena voluntad de los demás). Marian tiene un corazón más mágico: me enseñó, y yo aprendí, que tarde o temprano la Ley de las Compensaciones Universales actúa sola, mágicamente. Y así tiene más potencia.

Entonces fue como después de unas tardías (¡y placenteras!) vacaciones en mayo, comenzamos a recibir premios por nuestro esfuerzo (Desarrollo Emprendedor 2009, Competencia NAVES del IAE), apoyo económico para nuestra expansión (Buenos Aires Emprende 2010 y primera ronda de financiamiento con apertura del capital) y pudimos además sumar a nuestro equipo una cantidad más que interesante de profesionales increíbles y co-equipers super involucrados.

Y lo que más me interesa transmitir hoy no es tanto el crecimiento que hemos logrado para nuestra empresa en términos económico-financieros. Hay mucho escrito al respecto, y nos emociona de verdad. Hay una nota muy linda que escribió Emilia Subiza para la Sección Emprendedores del Suplemento Economía & Negocios de La Nación (http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1336652). Hoy estoy interesada en transmitir un aspecto que me consultaron algunos de los que leyeron la nota y que con una increíble buena onda se animaron a contactarnos.

Me refiero a cómo se transforma la pasión por emprender en energía para emprender, y luego en esfuerzo emprendedor.

Acá hago un alto; no quiero pasarme de la raya: sólo puedo hablar de mí. A lo sumo, puedo hablar de Marian y de mí (pero ni siquiera). Lo que no puedo hacer es escribir un libro de auto-ayuda emprendedora. Lejos de mi intención (lo advierto antes de que empiecen los comentarios maliciosos de profesores, cibernautas, periodistas y demás). Señores, estoy hablando de mí.

Siempre supe que quería ser enorme, pero nunca había definido ni precisado los términos de esa enormidad. Hasta que, por circunstancias que no vienen al caso, en el 2003 supe que esa enormidad para mí significaba algo muy pequeño: ganarme cada centímetro de mi vida sin que nadie tuviera nada que decir al respecto, no aposentarme jamás en ninguna zona de comfort que no me hiciera feliz, y transformar mi minúsculo metro cuadrado de espacio personal en una fortaleza inquebrantable digna de admiración sólo en términos de mérito, esfuerzo y sacrificio. Ah, y que tiemblen quienes se opongan.

Esa enormidad me puso a Marian en el camino. Y juntos estamos construyendo epopeyas increíbles, tanto en nuestras luchas cotidianas como en nuestras ideas locas. Marian mencionó alguna vez un “punto ni siquiera imaginado, mágico”. Y también dijo que hoy nos sentimos “más seguros de nosotros mismos y con menos temor”. Clap, clap, clap.

Yo agrego, en términos un poco más vulgares pero no por eso menos románticos: ¡somos laburantes! Me refiero a la cultura del trabajo, me refiero a la pasión por lo que hacemos, y me refiero a las largas horas que dedicamos a transformar en realidad nuestra pasión.

No tengo una respuesta a la pregunta de “¿cómo se hace?”. Sólo puedo citar a un  grande que hoy está en problemas: “Tarda en llegar, y al final hay recompensa”.

¡Super 2011 para todos!

Te gusto? Compartilo!!

7 comentarios para “Balance 2010”

Deja un comentario

Powered by Sierra-it.com.