Archivo de agosto de 2010

Historias que merecen ser contadas

Hoy llegamos a los 3.000 fans en nuestra fan page de Facebook. Nuestra página busca motivar, seducir, atraer y divertir. Para eso, nada mejor que la mirada especial de cada una de nuestras amigas.

Por eso, la mejor forma de festejar es invitarlas a todas a contarnos historias.

La consigna es muy fácil: vamos a publicar 3 relatos conmovedores inspirados en alguno de nuestros modelos. Nuestras 3 historias favoritas, las que mejor nos representen, las que mejor transiten por el Universo Rios Benso.

Y claro… ¡hay premios! La oportunidad única de conseguir tus Rios Benso favoritos.

1º premio: te obsequiamos unos Rios Benso.

2º premio: te otorgamos un descuento especial del 50% sobre el precio de lista.

3º premio: te otorgamos un descuento especial del 25% sobre el precio de lista.

(Siempre sujeto a disponibilidad de modelo y talle).

Para mandarnos tu historia, simplemente escribinos a contacto@riosbenso.com. Hay tiempo hasta el viernes 27-ago.

¡A inspirarse! Siempre hay en algún rincón del corazón una historia que merece ser contada.

Te gusto? Compartilo!!

Sobre heroínas urbanas e historias máximas

Una de las características que nos distingue a las mujeres es nuestra exquisita sensibilidad para percibir nuestro cosmos único e individual. Nuestras emociones nunca están separadas de nuestras sensaciones físicas.

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría de nosotras queremos hacernos cargo de resolver todos los problemas de este mundo. Desde lo micro individual (alguien cercano que tiene dolor de cabeza) hasta los problemas más complejos de la historia de la humanidad.

Escribo estas líneas porque a veces determinados hechos fortuitos se convierten en afortunados. Hay una palabra que describe este fenómeno, y como suele suceder en estos casos aún no encuentra su vocablo en la lengua española: serendipity. A ver, hagamos el intento. Si voy a cualquier diccionario inglés- español, me encuentro que serendipity es algo así como “descubrir algo por casualidad”. Mmmmm, no me alcanza. Hoy quiero hablar de algo más profundo. Sigo buscando: “coincidencia”… No, todavía no. “Fortuna”… más o menos. “Suerte”… lejos, lejos.

¡Eureka! Miren lo que encontré: “Descubrimiento fortuito de algo muy bello”. ¡Claro que sí! Esto es lo que ando buscando. De este fenómeno quiero hablarles hoy.

Cuántas veces en nuestras vidas nos cruzamos con personas a las que no prestamos atención, cuántas veces no dedicamos un segundo de nuestras horas imposibles a tratar de entender lo que está en el corazoncito de un rostro preocupado. Cuántas veces nos propusimos y nos prometimos cambiar esa actitud de indiferencia.

Hoy me contaron una historia bellísima, que por respeto a la protagonista no voy a relatar (y además porque tengo miedo de ser políticamente incorrecta en mi relato). Pero lo que sí voy a hacer es intentar transmitir en palabras todas las sensaciones que inundaron mi existencia.

Se trata de mujeres que piensan en mujeres, pero fundamentalmente se trata de mujeres que no tienen registro de su propia adversidad y se abren paso en este mundo pese a todo y a todos.

Se trata de una mujer en particular que atravesó una multitud y sin saber siquiera cuál es el nombre técnico para lo que hizo, elaboró rápidamente un “elevator’s pitch” frente a una persona que podía cambiar su porvenir. Pero se trata también de la mujer que por invitación del increpado le dio la oportunidad de oro que necesitaba. De hecho esta última es la que hoy me contó la historia completa.

Y finalmente, y acá es en donde entro yo por serendipia (¿puedo inventar esta palabra?) termino años más tarde cruzándome a esta gran mujer en la peluquería. Qué se yo por qué entré en la conversación, pero resulta que esta persona maravillosa me dice que hace rato que quería hablar conmigo (what?) y que agradecía que justo en ese momento yo estuviera ahí, porque se pudo ahorrar toda una cadena de contactos que tenía que tocar para llegar a mí. Please! ¿Quién soy yo? En el momento morí de vergüenza frente a las demás tipas que me miraban como para pedirme un autógrafo, porque no sabían si se perdían de conocer a alguna personalidad mediática.

Y hoy de casualidad me vengo a enterar de la historia completa: harta de estar en su zona de confort, cansada de trabajar en una gran institución que en muchos aspectos es como la panza de mamá, la heroína en cuestión está buscando abrirse un rumbo nuevo y se dedica a pensar su emprendimiento propio.

La razón por la que quería hablar conmigo es por mi experiencia emprendedora, que parece que se está transformando en una leyenda urbana en el mundo profesional al que pertenezco. Está bien, si puedo ayudar a que más y más personas se inspiren y puedan transformar sus realidades, me hago cargo. Pero no se trata de mí, que quede claro. Se trata del inmenso esfuerzo que hay que invertir para transformar las experiencias negativas en experiencias de vida.

Y la razón por la que me conmovió tanto esta historia, es justamente porque en este preciso momento, lo único malo que ella quiere transformar es la comodidad que pudo alcanzar gracias a aquel “elevator’s pitch” elaborado serendípicamente (otra vez yo inventando palabras) hace muchos años.

Que la vida jamás deje de premiar el mérito de quienes se rompen el alma para transformar sus realidades. Y que no se nos olvide.

Me despido con esta simple frase de un poema increíble de John Donne: “No man is an island, entire of itself”.

Te gusto? Compartilo!!

“A veces creemos que lo que hemos logrado es sólo una gota en el océano, pero sin ella el océano estaría incompleto” Madre Teresa de Calcuta

Esta cita nos la mandaron hace unos días, y terminó siendo un disparador de reflexión hacia algunos de los conceptos que nos identifican. Hoy los queremos compartir.

Desde el nacimiento de la idea de crear y desarrollar Rios Benso, tuvimos claro cuál era la manera y hacia dónde queríamos ir. He aquí algunos de los pilares de los que ya estábamos convencidos, y de los cuales este camino terminó por convencernos aún más:

  • No debíamos tener en cuenta las muchas derrotas y las poquitas victorias del día a día. Cada una de las primeras sería una oportunidad de mejora y crecimiento, y cada una de las últimas, una motivación para seguir. El emprendimiento, como nuestras vidas, sería más grande y más ambicioso en términos de largo plazo.
  • No nos importaría abandonar nuestros lugares de comodidad… Nunca fuimos cómodos.
  • Debíamos seguir nuestros instintos y sentimientos porque ellos fueron los que nos hicieron ser lo que somos.
  • Tendríamos tantas oportunidades para renunciar, y tantas razones que nos sirvieran con creces para autojustificarnos en esa decisión, como tozudez y esperanza para continuar y no hacerlo.
  • Nos cruzaríamos con personas de todo tipo. Algunos pocos estarían en nuestra sintonía. Ellos valdrían la pena y juntos nos potenciaríamos. Así es que hoy nuestro equipo-familia sigue creciendo y enamorando.

En definitiva, nuestra poca o mucha capacidad, como siempre, sólo podría hacernos prevalecer gracias a nuestro esfuerzo. Ahí estaba nuestra clave. Lo sabíamos y estábamos dispuestos a hacerlo. Eso habrían de envidiarnos los otros si lo supieran (gracias Atahualpa).

Ahora, en este último tiempo, como emprendedores, venimos reeditando una y otra vez el business plan. Entonces, en momentos de replanteo revisamos el pequeñito camino recorrido y el enorme que nos queda por recorrer.

La incertidumbre es gigante vis a vis las certezas, que son pocas.

En un determinado momento, por razones y circunstancias que para nada venían al caso, alguien nos dedica esta cita. ¿Será una señal?

To be continued

Te gusto? Compartilo!!

Powered by Sierra-it.com.